Ir al INICIO Formación de Maestros
El soñador del sueño (Audio)

 

Nombre: Rodrigo Moya

Lugar: México – Canadá

Actividad: actor

   

Antes que nada puedo decir que el curso de milagros, literalmente, cambio mi forma de ver la vida y por lo tanto mi forma de VIVIRLA.

Llegué al curso de milagros por "casualidad". Una tía me invitó a una plática introductoria para saber un poco de él y decidí asistir, no había nada que perder. Desde el principio me pareció muy interesante lo que se planteó; tomar el control de tu vida y vivirla en perfecto gozo y armonía, olvidarte de cosas ilusorias y simplemente reconocerte como lo que eres: un creador perfecto, Amor puro.

Empecé a tomar el curso y en verdad comencé a sentirme bastante bien. El cambio es gradual, pero poco a poco los milagros iban apareciendo en mi vida y en mis relaciones. El entender cómo funciona nuestra mente y saber que todo lo que te han enseñado desde pequeño no es verdad, que la vida no tiene por qué ser una lucha constante por sobrevivir, y que lo único que tienes que hacer es confiar, por más sencillo que se oiga para mí ha sido y sigue siendo un esfuerzo constante, un esfuerzo por controlar mis pensamientos para así poder controlar mis emociones y mis acciones pero sin duda alguna un esfuerzo que vale la pena hacer y que al final de cuentas trae resultados "milagrosos". El curso te va llevando de la mano, pero la retroalimentación que se obtiene en clase es muy importante, poder compartir experiencias y "problemas" sin ningún tipo de juicio de valor para después analizarlos y verlos desde otra perspectiva. Es de mucha ayuda. En mi proceso dejé de asistir a ellas un tiempo pero no dejé de practicar el curso. Eso es lo esencial. Con los compañeros de clase se crea un lazo muy especial. Me atrevo a decir que ni siquiera es amistad. Creo que a pesar de no vernos y convivir tanto, va más allá de eso. Se crea una hermandad y en lo personal poco a poco mis relaciones con los demás se han ido transformando en eso, o al menos es lo que intento.

Comencé y terminé el curso hace poco menos de un año, en la Ciudad de México. Ahora vivo en Canadá, buscando mi "camino". No sé la forma que éste vaya a tomar, pero de lo que estoy seguro es de que puedo hacer de mi vida una "obra maestra". Mejor dicho, puedo recordar que ya lo es y vivirla como tal.
Para mi vivir el curso es una experiencia increíble, "difícil" algunas veces, pero en el fondo tengo la certeza de que todo está bien en mi mundo, que yo soy quien crea las experiencias que estoy viviendo y que por lo tanto las puedo cambiar y modelar a mi gusto. Se que soy uno con la energía entera del universo y que lo único que debo de hacer es amar.

Quiero compartir un pequeño texto que siempre leo y que aunque no es del curso para mi resume perfectamente de lo que se trata.

"Aun ahí donde no miras, donde no escuchas, aun ahí donde no detienes tu marcha...ahí resonará la trompeta y con ello resonará el llamado. Y tu corazón habrá de seguirlo pues no es mas que el sonido de tu propia voz.
La batalla interna es una contienda ganada de antemano, lo único que resta es librarla. Tu voz interior la única a escuchar... ¿Acaso puede haber otra? ¿Morir en su defensa? ¿Vivir escuchando tu propia voz o sobrevivir parafraseando a otros? ¿Vivir o sobrevivir? esa es TU decisión.
Coloca en lo siguiente toda tu atención y toda tu intención: NADA de lo que temes existe en realidad...¿Puedes entonces confiar?"

Mucha LUZ !!!