Ir al INICIO Formación de Maestros
El soñador del sueño (Audio)

 

Nombre: David Álvarez

Lugar: Madrid, España

Actividad: estudiante de bachiller

   

Siempre han tenido para mí un gran atractivo las cosas relacionadas con la espiritualidad. Me gustaba oír hablar sobre los seres de luz, los santos y sobre todo de Jesús. No he sido nunca un fanático de ninguna religión, y más o menos me gustaba oír sobre la religión católica, la que me enseñaron en un principio. Lo que más me fascinaba era sobre las maravillas de Jesús, sus milagros, su amor y su perseverancia según contaban los profesores. Pero nunca he creído en que yo pudiera, ya que Jesús y su experiencia lo ponían todos fuera del alcance de cualquiera.

Tiempo después, Dios y todo lo que decía la religión católica pasaron para mí a un segundo plano. Pasé a fascinarme por la belleza de los cristales y a raíz de un accidente de trafico en el que era copiloto, quedé tocado de la columna y me abrí a las expectativas del Reiki y dirigí mis miras a lo que la Nueva Era ofrecía...
Pero a partir del 2008 la Nueva Era me deprimía, me aburrían los mensajes que dirigían, ni el Reiki me llenaba ese vacío que sentía...

A partir del 2009, en Junio, en mi búsqueda de libros a ver si encontraba algo que realmente respondiera mi necesidad, encontré un libro, un tocho libro de más o menos 500 páginas, La Desaparición del Universo. El libro llegó a casa y acabó en una librería cogiendo polvo.
En Octubre, por motivo de unas vacaciones y no saber qué leerme en esos pocos días, cogí el libro mencionado antes.

Lo fui leyendo y tanto mi madre como yo no podíamos creer lo que escuchábamos... Mi madre no quiso oírlo más, era demasiado... Yo casi lo arrojé por la ventana... Pero por cosas que Dios sólo sabe, le di una oportunidad. Lo leí en menos de cinco días, me encantó lo que el Curso de Milagros contaba y en un arranque de energía nunca vista, lo busqué y lo encontré en cuestión de días.
Leí lo del significado de los milagros, pero al intentar leer un poco más y tras los seis ejercicios, me dio un arranque de desconfianza.
Me decía: "¡Menuda sartada de tonterías, qué dudas tengo, Dios! ¿Cómo me pude creer lo que dijo el libro de Gary Renard?"
Tuvo que pasar un período de Octubre-Diciembre para que debido a unas circunstancias, mi sistema de creencias tuviera unas modificaciones y también tras una extensa búsqueda de si Un Curso De Milagros era un fraude o no.

A mediados de Diciembre decidí darle una oportunidad al Curso, tras documentarme con los diferentes libros como de Kenneth Wapnick, Jhon Mundy, Gary R. Renard y alguno más.
-¡Nunca me he sentido tan cercano a Dios!
-¡La experiencia del perdón con el Espíritu Santo es GENIAL!
-¡Soy un Hijo de Dios!

He experimentado ya algunos conceptos de Un Curso De Milagros, como el perdón y el sentimiento de dicha y paz con Dios. Sí, me parece un tocho enorme y muy denso, los ejercicios me están dando una nueva visión del mundo y actualmente me encuentro en conflicto con el sistema de pensamiento del ego y el sistema de pensamiento del Espiritu Santo, pero al igual que cuando quiero, oigo al ego con todas mis ganas, ahora me dedico a oír con todas mis ganas al Espiritu Santo y no sé cómo, hasta las pesadillas las perdono cuando las sueño... a veces...

¡Es Maravilloso el Amor de Dios!
Un Curso De Milagros lo puede hacer gente de cualquier edad si eso es lo que desea, yo con mis ilusorios 18 años lo hago...

A ver qué pasa con el aparente tránsito del tiempo, a ver qué puedo experimentar, pero lo tengo seguro...
¡Llegaré al final porque no estoy solo!

Un abrazo.