Artículos Mensuales
El soñador del sueño (Audio)

 

Junio 2008

Visualizaciones


Algunos pueden preguntarse cuál es la razón de incluir en esta página algunas de las visualizaciones que aparecen últimamente. La razón no es darle mayor realidad al error, sino ver con claridad la ilusión para poder llevarla a la luz.

"El conflicto debe ser resuelto. Si se quiere escapar de él, no debe evadirse, ignorarse, negarse, encubrirse, verse en otra parte, llamarse por otro nombre u ocultarse mediante cualquier clase de engaños. Tiene que verse exactamente como es, allí donde se cree que está, y tiene que verse también la realidad que se le ha otorgado y el propósito que le ha asignado la mente. Pues sólo entonces se desmantelan sus defensas y la verdad puede arrojar su luz sobre él según desaparece."

(Lección 333/1)

Para eso deberíamos saber antes que aunque este Curso está disponible para todas las personas, es en realidad comprendido por pocos. Esos pocos que comprenden estas enseñanzas son quienes el Manual para el maestro define como "los maestros avanzados de Dios". Y estos maestros avanzados tienen una función específica que llevar a cabo. Por esa razón son llevados a cambiar sus vidas de manera radical cuando llega el momento establecido.

“Hay quienes son llamados a cambiar las circunstancias de sus vidas casi de inmediato, mas éstos son generalmente casos especiales. A la gran mayoría se les proporciona un programa de entrenamiento que evoluciona lentamente, en el que se corrige el mayor número posible de errores previos.”

(M9/1)

Es una función que abarca diferentes niveles. El primero de ellos es extender la información que aparece en el Curso según el Plan establecido, reencontrándose con quienes acordaron hacerlo. El siguiente nivel consiste en ampliar y hacer específico el Plan, y el papel que cada uno tiene en dicho Plan.

“Mi papel en el plan de salvación de Dios es esencial”

(Lección 100)

Para un maestro de Dios avanzado, el propósito de su vida y la única razón por la que decidió venir a este mundo es la de llevar a cabo su función, más allá de preferencias personales o decisiones egóicas. Por esa razón tiene la visión necesaria para ver más allá del entramado del ego y la miríada de formas en las que se manifiesta en este mundo. Esa visión es lo único que le diferencia del resto, si bien esa diferencia sólo corresponde al tiempo. Dios crea en perfecta igualdad.

En diferentes ocasiones, Un Curso de Milagros hace referencia al tiempo. En este caso no vamos a observarlo como concepto, sino en relación al papel que cada uno debe llevar a cabo y el "poco tiempo" que queda para hacerlo.

“Es mucho lo que aún nos queda por hacer, y llevamos mucho retraso. Acepta el instante santo con el nacimiento de este año, y ocupa tu lugar - por tanto tiempo vacante - en el Gran Despertar.”

(T15.XI/10)

El Curso afirma en varias ocasiones que el momento para el despertar de la mente ya ha sido fijado en el tiempo, y que es, por lo tanto, inevitable.

“La revelación de que el Padre y el Hijo son uno alboreará en toda mente a su debido tiempo. Sin embargo, ese momento lo determina la mente misma, pues es algo que no se puede enseñar. Ese momento ya ha sido fijado. Esto parece ser bastante arbitrario. No obstante, no hay nadie que dé ni un solo paso al azar a lo largo del camino. Todos lo han dado ya, aunque todavía no hayan emprendido la jornada. Pues el tiempo tan sólo da la impresión de que se mueve en una sola dirección. No hacemos sino emprender una jornada que ya terminó. No obstante, parece como si tuviera un futuro que todavía nos es desconocido. El tiempo es un truco, un juego de manos, una gigantesca ilusión en la que las figuras parecen ir y venir como por arte de magia. No obstante, tras las apariencias hay un plan que no cambia. El guión ya está escrito. El momento en el que ha de llegar la experiencia que pone fin a todas tus dudas ya se ha fijado.”

(Ejercicios.158/2, 3 y 4)

Y por otra parte, en relación al Segundo Advenimiento, el Curso hace la siguiente invitación:

“El Segundo Advenimiento es el único acontecimiento en el tiempo que el tiempo mismo no puede afectar. Pues a todos los que vinieron a morir aquí o aún han de venir, o a aquellos que están aquí ahora, se les libera igualmente de lo que hicieron. (…) Ruega, pues, por que el Segundo Advenimiento tenga lugar pronto, pero no te limites a eso. Pues necesita tus ojos, tus oídos, tus manos y tus pies. Necesita tu voz. Pero sobre todo, necesita tu buena voluntad.”

(Ejercicios.9/4)

Hay una estrecha relación entre el momento individual del despertar y el Segundo Advenimiento todoabarcador en estos tiempos. También existe relación con lo expresado anteriormente como "retraso".
El instante en el que el Gran Despertar al que se refiere el Texto ocurrirá, está por llegar. El ego también conoce ese Plan, y hará todo lo posible por sabotearlo. Ahora es el momento de la acción para quien haya venido a este mundo con un solo propósito. Ahora es cuando puede poner sus ojos, sus oídos, sus manos y sus pies al servicio activo del Espíritu. Ahora es el momento, para quien tenga la visión, de llevar a cabo los hechos para los que el entrenamiento del Curso le ha estado preparando.
La mayoría seguirá teorizando acerca de los conceptos que aparecen en este Curso. La mayoría seguirá "en proceso" hacia alguna parte. Y unos pocos se darán cuenta de que en realidad queda poco tiempo para desempeñar cualquier función. Por esa razón, algunas de esas visualizaciones tienen el propósito de mostrar una imagen más amplia y ocultada hasta ahora de la urgencia con la que es necesaria llevar a cabo las indicaciones del Espíritu.
Tal vez haya quien comience a atar cabos a través de esa información ofrecida en las visualizaciones y en el Curso. Quizá alguien decida dejar los juegos absurdos de su ego, y salga finalmente de su cómodo mundo fabricado a la medida de su resistencia a comprometerse definitivamente con la Luz. Uno sólo que lo haga puede llegar a muchas conciencias. Ese es el Plan de los maestros de Dios.

“Al seguir al Espíritu Santo se te conduce de regreso a Dios, que es donde te corresponde estar. Mas ¿cómo podrías encontrar el camino que conduce a Él sino llevando a tu hermano contigo? Mi papel en la Expiación no concluirá hasta que no te unas a ella y se la ofrezcas a otros.”

(T5.IV/6)

“Este manual está dedicado a una enseñanza especial, y dirigido a aquellos maestros que enseñan una forma particular del curso universal. Existen muchas otras formas, todas con el mismo desenlace. Su propósito es simplemente ahorrar tiempo. No obstante, sólo el tiempo se arrastra pesadamente, y el mundo ya está muy cansado. Está viejo, agotado y sin esperanzas. Mas el desenlace final nunca se puso en duda, pues, ¿qué puede cambiar la Voluntad de Dios? Pero el tiempo, con sus ilusiones de cambio y de muerte, agota al mundo y a todas las cosas que habitan en él. Al tiempo, no obstante, le llegará su final, y propiciar ese final es la función de los maestros de Dios. Pues el tiempo está en sus manos. Tal fue su elección, y así se les concedió.”

(M1/4)


La función de un maestro de Dios es aceptar primero la Expiación para sí mismo, y después compartirla y acompañar a otros a tomar la misma decisión. Cualquier emoción producida por esas imágenes y las que están por venir que no sea de felicidad, confianza, ausencia de juicios, reafirmación de tu propia función especial en el Plan y completo perdón sólo están afirmando tu creencia en este mundo con todas sus ilusiones. Si crees que el ego no puede llevar a cabo lo que ahí se ofrece, es que todavía no has mirado suficientemente a la oscuridad en tu mente ni la has llevado ante la luz del Espíritu para que sea deshecha. La única actitud real que un maestro de Dios avanzado debería mostrar ante la información aparecida en algunas de las visualizaciones de la página es la de completa disponibilidad para ser útil en el Plan de Dios para la salvación del mundo, y el reconocimiento de su propia función especial en dicho Plan.


“Si no fuera por los maestros de Dios, habría muy pocas esperanzas de alcanzar la salvación, pues el mundo del pecado parecería ser eternamente real. Los que se engañan a sí mismos tienen que engañar, ya que no pueden sino enseñar engaño. ¿Y qué otra cosa sino eso es el infierno?."

(MI.n/5)

"Cuando se te haya restituido la conciencia de tu estado original pasarás naturalmente a formar parte de la Expiación. A medida que compartas conmigo mi renuencia a aceptar error alguno en ti o en los demás, te unirás a la gran cruzada para corregirlos. Escucha mi Voz, aprende a deshacerlos y haz todo lo necesario por corregirlos. Tienes el poder de obrar milagros. Yo proveeré las oportunidades para obrarlos, pero tú debes estar listo y dispuesto. "

(T1.III/1)

"Si un número suficiente de nosotros llega a alcanzar una mentalidad verdaderamente milagrosa, este proceso de acortar el tiempo puede llegar a ser virtualmente inconmensurable. Es esencial, no obstante, que te liberes a ti mismo del miedo cuanto antes, pues tienes que escapar del conflicto si es que has de llevar paz a otras mentes."

(T2.VIII/2)

 

Andrés

 


Regresar a la sección Artículos Mensuales...