Artículos Mensuales
El soñador del sueño (Audio)

 


Julio 2008

Sectas


Un Curso de Milagros, como la mayoría de los estudiantes del Curso sabe o puede suponer, es considerado una secta por parte de la gran secta católica. Esto no es de sorprender cuando se comprende lo que significa la proyección y se sabe que durante siglos ha tratado de tener el monopolio sobre la conciencia humana. Pero para que el engaño sea efectivo no puede consistir únicamente en mentiras, sino que debe ofrecerse con partes de verdad, ya que la mente no está completamente loca, pero sí puede ser confundida. La gran estafa de la iglesia católica ha consistido simplemente en tomar el mensaje de Jesús y darle ciertos toques de culpa, autoritarismo, sacrificio, vergüenza, castigo, miedo, dependencia y desinformación, para de esa manera tener un aspecto tan atractivo para el ego, que acude en masa a sus ceremonias, tomadas prestadas de antiguos cultos paganos. Van en manada, especialmente en países con bajos niveles de alfabetización...a por su culpa...a por su culpa. No tienen reparos en denominar a sus feligreses como lo que consideran que son; rebaños. De cualquier forma, es tan perdonable como cualquier otra ilusión.


Un Curso de Milagros no está exento de este tipo de manipulaciones. No nos estamos refiriendo a la poca preparación de una gran mayoría de personas que habiendo terminado el Libro de Ejercicios se sienten "llamadas" por su especialismo a impartir estas enseñanzas, que como mucho tan sólo degeneran en periódicas reuniones para tomar el té y divagar acerca de Dios y el amor. Acostumbradas a asistir a diferentes cursos de forma permanente creen que este es un curso más, y convocan a quienes se quieren autoengañar de la misma manera que ellos. En cualquier caso, incluso eso puede ser utilizado por el Espíritu para poner a cada uno en el verdadero nivel de aprendizaje-enseñanza que le corresponde más allá de los autoengaños. Estamos haciendo referencia principalmente a esta actitud una vez que es institucionalizada, jerarquizada y puesta en funcionamiento como una perfecta maquinaria de lavado mental.

Toda maquinaria de manipulación debe contar siempre con alguien más especial que los demás, auto proclamado "mesías", "iluminado", o en su defecto, "maestro de maestros", que es adorado y venerado por los seguidores del especialismo.



Esto significa, y la experiencia así lo confirma, que cualquier enseñanza relacionada con Un Curso de Milagros que atraiga a las masas hacia ella ha sido adulterada, sin excepción. Como se ha dicho anteriormente, éste no es un Curso cómodo para el ego, y teniendo en cuenta que la gran mayoría de las funciones mentales están gobernadas por el ego, es fácil ver que la relación de personas que realmente está dispuesta a integrar los conceptos y experiencias que el Curso ofrece a un nivel muy práctico y específico, es muy pequeña.

No es necesaria la formación de ninguna iglesia ni secta amparada en Un Curso de Milagros para extender su enseñanza. No es necesario tampoco ningún "maestro de maestros iluminado" para ser una patética referencia de nada. Un maestro de Dios es sólo un elemento adicional en el proceso de enseñanza-aprendizaje que se lleva a cabo, tan sólo presente para responder alguna pregunta, para mostrar una dirección, para sugerir una visión, pero nunca para fabricar una religión en torno a su desequilibrada auto imagen, que por supuesto, rápidamente atraerá nuevos desequilibrados que le seguirán.

Se puede identificar este tipo de actitudes cuando la enseñanza se convierte en un espectáculo extraño, rozando lo ridículo y fuera del simple sentido común que indica que algo no proviene del Espíritu, que es sencillo y razonable en su mensaje, y no necesita recurrir a extrañas y misteriosas "ceremonias de luz" para sugestionar ni convencer a nadie de nada.
Quien no sabe, teme ser cuestionado. Quien no sabe no es claro en su respuesta, puesto que no la tiene. Quien no sabe, recurre a la magia y a la evasión para evitar ser puesto en evidencia.

Otro recurso habitual en este tipo de actitudes son las palabras grandilocuentes y abstractas, el ingenio semántico y la falta de concrección. Todo se reduce a la alusión de ciertos conceptos teológicos y teóricos. Es la habitual "huída hacia arriba" del que no comprende los niveles más básicos de la experiencia humana, y como el pulpo, arroja una nube de tinta para enturbiar la situación y confundir.

"El ego, ante lo que considera una amenaza, no vacila en citar la verdad para salvaguardar sus mentiras. Es incapaz, no obstante, de entender la verdad que usa de tal manera. Mas tú puedes aprender a detectar estas necias maniobras y negar el significado que parecen tener. De esta manera le enseñas también a tu mente que no eres un ego. Pues las formas con las que el ego procura distorsionar la verdad ya no te seguirán engañando."

(Libro de Ejercicios 196/2-3)


El problema habitual que suele presentarse para las personas que acuden a este tipo de grupos sectarios y organizaciones que han tomado el nombre del Curso, pero no su desafiante inteligencia y sentido común, es que terminan creyendo que eso es lo que el Curso es. Y así, la única posibilidad de una verdadera comprensión de la herramienta que podría liberarles de esta ilusión queda anulada para ellos, y son vencidos por el autoengaño.

"El ego es el único que pregunta, puesto que es el único que duda. El curso simplemente ofrece otra respuesta, una vez que se ha planteado una pregunta. Dicha respuesta, no obstante, no recurre a la inventiva o al ingenio. Ésos son atributos del ego. El curso es simple. Tiene una sola función y una sola meta. Sólo en eso es totalmente consistente, pues sólo eso puede ser consistente."

(Clarificación de Términos In/3)

Recuerda esto; el mensaje de Un Curso de Milagros es directo, claro e inequívoco. No requiere de ningún tipo de ritual ni movimientos "mágicos" para comprender sus enseñanzas. No recurre a misterios ni secretos de ningún tipo. Un verdadero maestro de Dios tiene el Cielo en su mente, pero sus pies firmemente en la tierra, pues es ahí donde se necesitan. Te hablará siempre en términos que tengan significado para ti y no se esconderá tras complejos conceptos que él mismo todavía no ha entendido. El sentido común, entonces, te dirá cuándo te encuentras ante uno de ellos.




"Un hombre finalmente encontró el secreto de la felicidad, que el diablo había escondido para que éste no lo encontrara, y Dios, viendo esto, le dijo al diablo:

- Bueno, ya lo ha encontrado, ¿y ahora qué vas a hacer?
A lo que el diablo respondió:
- No hay problema. Voy a ayudarle a institucionalizarlo.

 

Andrés

 

 


Regresar a la sección Artículos Mensuales...